martes, 6 de noviembre de 2018

¿ Qué quieres?



Yendo por la calle me senté en el banco donde, embargado por la pena, me declaré incapaz de seguir comiendo acelgas hervidas con un poco de limón.

Pero,  ¿Qué quieres?

¿La sal de su risa, aunque te suba la tensión?; ¿tres besos de los que hacen ruido?, ¿el braceo flamenco de su baile jondo que la convierte en sibila a punto de revelar el misterio de la vida?.

¿El croqueteo de los domingos con jamón?, ¿una mirada que lo dice todo y se pierde en la madrugá?.

¿el secreto de sus flanes que tiemblan en la cuchara antes de entregarse?. ¿La caricia del vuelo de un bulanico iluminado de Avatar?.

¿Saber por qué hasta el sol se pone de su lado?, ¿escuchar a Enrique Morente?, ¿esperar a que los dompedros se abran en cien colores?.

¿Decirle que le serás fiel todos los días de tu vida, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en la alegría y en la tristeza, mientras exista la manzanilla y la estrella polar?.

¡Oye!, ..  

Allí dentro veo

Un barril tapao,

Quiera, Dios, prima,

Que sea amontillao

 

 

 

martes, 23 de octubre de 2018

Bandeja de santillines


Trasminas ilusión cuando te lavas los dientes; te pintas los labios con el amanecer de Triana. Me haces soñar un beso de rubíes y esmeraldas. Y preparo el café.., solo.
 
Atravieso sin agua el desierto, busco el oasis flamenco donde escuché tu voz,  entre palmeras, palmas y palmas, higos y castañas.
 
En los Jardinillos un poeta recita sus versos. Se va poniendo margaritas pequeñas, entre el pelo, la barba, su camisa, mientras va diciendo: ésta por Federico y su Poema del Cante Jondo, ésta por  Alberti y sus palomas que creían que iban.., ésta por Miguel Hernández y su Nana de la cebolla.
 
Tan embebío me tenía que le pedí que se pusiera otra mientras decía tu nombre, y ¡al decirlo!, el sol cambió su luz con la de los membrillos.., se estremecieron los álamos y las acacias; el arrayán se fue a la Alhambra, una rosa roja dejó su dolor en el airecillo de poniente, y yo, que no podía más, terminé en la confitería de Barranco comiendo santillines.
 
Esta noche lloro cantando la mitad de mi pena,  y sentaíto en la Luna susurro por bulerías:
 
                             digo como lo siento,
                                digo como lo siento,
                             la carita de mi flamenca,
                       la busco yo no la encuentro .
 
 
­­­

domingo, 16 de septiembre de 2018

El tiempo justo


             Los recuerdos, como los huevos pasados por agua, se van poniendo duros, si se pasan de tiempo.  

       Pero mientras exista un atardecer escondido, una de calamares, un escaparate de libros, una fragancia de ropa blanca tendida en la azotea, entonces.., quién mira el reloj.

        Cuando recuerdo a quien ya me olvidó, se me salta una lágrima con pértiga, otra sale corriendo en busca de una cerveza con aceitunas. Y yo, con gesto seguro, me pongo las gafas de sol que tapen lo que puedan.

        Hoy, trescientos detalles aguantan la pluma del loro verde que repite un te quiero por el paseo marítimo, otro por esas risas de sirena, y otro por esos enfados de mentirijilla.

       Cena en el Chinitas, piano de cola, silencios y miradas que  preludian un beso con matices de almendra y frutos rojos, noche flamenca, Alcazaba iluminá, pura Málaga.. que haré sin ti.

                        ♫ ¡ Ayy !   ¿  cantar sin saber,

                                soñar sin dormir,

                               querer sinquerer?

                                        Sí  ♫

                                      

viernes, 27 de julio de 2018

Si esta noche la Luna



Si esta noche La Luna se sonroja y se esconde, no es sólo porque haya  eclipse.


Si se pone el jazmín en su pelo recogío y se viste de aire,  ¡ayyy!


Es porque la guitarra.. rozará el alma,

un cante.. saldrá libre.

Una bata de lunares.. se llenará de soles. Y, como una reina, levantas los brazos, tarima de hierba, taconeo que martillea mi pena sin querer que duela.


Falda de volantes, flor del romero, beso que vuela, hiere y sana cuando canta Camarón:


Luna que brilla en los mares, en los mares oscuros. Tu no estás cansá de girar el mismo mundo.

Ay, Luna, quédate conmigo y aún no te vayas

Porque dicen que a veces

Se tarda el alba, se tarda el alba.