domingo, 25 de julio de 2021

Por un beso

 

                                Por un beso

Con la pandemia lo tengo difícil, pero por si un día beso tus labios, me estoy blanqueando los dientes.

Si pierdo.., me quedaré sin esmalte, sin tu aliento, sin amapolas, sin el agua bendita, sin los montes que guardan tus secretos, sin nubes  heridas,  sin las cabañuelas, sin el sabor de tu pintalabios de albaricoque, sin el susto que quita el hipo, sin los yogures del Mercadona, sin las doce uvas.

No quiero llorar porque se me tapona un lacrimal y me escuece el ojo, pero vagaré eternamente esperando un milagro de los que se contarán a los que sufran los primeros desdenes amorosos, y a los que sufran los segundos , y  ..

Mientras, llenaré las traviesas de tren con flores,  los campos de azafrán,  los libros de poesía,  los días con tu nombre, y los postres con galletas Oreo.

Anochece, me voy a Triana, a cantarle al lucero del alba por soleá:

 

♫ Qué cosas tendrá el querer

Que hasta se hace poeta

El que no sabe ni de leer ♫

 

 

 

 

          

 

 

 

 

 

 

 

 

          

 

 

 

 

viernes, 14 de mayo de 2021

NADA/ADAN

 

NADA / ADAN

Cinco y cuarto de la tarde, entro en el parque y espero que vengan las seis ninfas que me faltan. Busco la sombra de un parral capaz de verdear al más apagado. 

Me siento en el pollete de piedra berroqueña y caliente, muy buena para las almorranas incipientes. 

No se mueven los patos del estanque, tampoco el  aire escondío entre pinos y falsos plataneros llenos de polen; pero pasa ella, y eso, ¡¡eso es una maravilla!!, su andar  lleva el compás de bachata y flamenco de Novelda, cuando parece que se aleja, ¡se sienta !, ¡se estiliza!, ¡se transforma!, se arregla el pelo, cruza las piernas, mueve la cabeza de un lado a otro..  

Su nombre, su risa, sus labios, su música, su pintura de uñas..

Le sonó el móvil:

­-estoy llegando.

Se levanta, se quita las gafas de sol, ¡ojazos!, sube las cejas, me mira, me destroza, me enamora, me duele la muela, y se va. Ni una palabra, ni un quitarse la mascarilla, ni la camiseta, Nada..

Los pellizcos flamencos, dejan cardenales, compás, dolor, ilusiones, vacíos, vino de Sanlúcar y langostinos.  

Te espero en la plaza del Pósito, a los pies de una cruz de hierro forjado y de una fuente enamorá que llora porque le han quitado su Bodegón, y añora la Begoña que recitaba su poesía.

 

♫Dios mío, de mi alma,

Las cosas que a mi me pasan,

Me pasan a mí na má♫